SOÑAR ES DE VALIENTES

Hoy, último día del año, es el momento ideal para reflexionar, ver y poner en valor, todo aquello que hayamos alcanzado durante el 2014.

También para evaluar y constatar, todo aquello que no haya salido como esperábamos. Detectar nuestros errores o los del proceso para aprender y mejorar.

No perdamos tiempo. Hagamos un buen análisis. En una columna la lista de proyectos planteados, en otra si los hemos o no llevado a término (basta con un si o un no).

En caso afirmativo continuamos con ese análisis, añadiendo las dificultades y las facilidades que nos hayamos encontrado en el camino de su puesta en marcha. Las personas que han contribuido a ello y nuestra respuesta a su contribución, es decir, nuestra inteligencia emocional. ¿Están todavía a nuestro lado? ¿Apoyan nuestras ideas?

shortly: www.ingenioschool.com  

Los recursos utilizados, tanto económicos como personales (tiempo y emociones), es decir el ROI, la calidad del retorno de la inversión. Valorar si lo obtenido nos satisface (si es en términos personales) o si hemos rentabilizado la inversión (si es en términos económicos).

Una vez realizado el análisis, podemos proseguir.
Hoy es también el día para mirar hacia el futuro, con ilusión, visión global e integradora y ambición. Si, ¿Por qué no?

Como yo siempre digo “el no ya lo tenemos, ¿por que no ir a buscar el si? ¿qué podemos perder?” 
Esta es la postura que nos da la fuerza para perseverar, para plantearnos retos, ¡pero calculados, no temerarios!.

Le comentaba el otro día a una buena amiga, que en la vida y en los negocios, hay que ser valiente. El coraje es fundamental. Aunque cabe distinguir entre “valiente” y “temerario”…
El temerario es aquel que no conoce el miedo y por ello, realiza todo tipo de acciones sin temor, no calcula los riesgos, ni siquiera es consciente de ellos. La falta de consciencia le permite realizar actividades que muchos nos plantearíamos, pero no nos atrevemos. Aunque también, esa falta de consciencia, en general, implica una falta de enfoque y de planificación, por lo que difícilmente conseguirá resultados de forma sostenida en el tiempo. Serán éxitos puntuales. Y lo peor de todo, es que en muchos casos, no disfrutará de sus éxitos al no tener medida o referencia.

El valiente es aquel que conoce sus miedos y se enfrenta a ellos. Siente miedo igual que todos, pero se plantea retos y concentra sus esfuerzos en alcanzarlos. Éste, sabe, conoce y calcula los riesgos de sus acciones / inversiones, pero toma una decisión: la de proseguir. La de alcanzar sus objetivos, la de superar barreras, vencer dificultades. Y cuando lo consigue, este sí, disfruta de ello.

Así que hoy, debemos ser valientes y plantearnos para 2015 retos que nos permitan alcanzar nuestros sueños.

¡Les deseo un 2015 pleno de logros!

Anuncios

La perseverancia es la clave

¿Qué podríamos decir con respecto a resistir las tentaciones de la vida real? 

Un estudio realizado a 1037 niños durante su infancia, cuyo desarrollo se vio rastreado décadas después por un equipo distribuido por varios países, nos revela la respuesta.
Del equipo formaban parte especialistas de disciplinas muy diferentes, cada uno con su propia visión del autocontrol, el marcador clave de la autoconciencia que se relaciona directamente con la perseverancia, resistencia al fracaso y la motivación para alcanzar un beneficio futuro o posterior. Esos niños realizaron, a lo largo de su vida escolar, una impresionante batería de pruebas.
Un par de décadas más tarde, fueron estudiados de nuevo para valorar su Salud, Riqueza y su estilo de vida.
                                  
El estudio demostró que el nivel de autocontrol de un niño demuestra ser un predictor más fuerte para el éxito financiero, que el coeficiente intelectual o la clase social de la familia de origen.
Podemos estimular y desarrollar esta capacidad en nuestros hijos. Una manera es mediante la práctica de un deporte semiprofesional. Con ello se modulan un sinfín de habilidades muy importantes para el desarrollo de la persona. La persistencia, la tolerancia al fracaso, incluso resiliencia, la autodisciplina, la orientación al logro, el compromiso, el trabajo en equipo, etc. Se entrenan muchas horas, se aprende a ganar y a perder. Se aprende a superar las derrotas y a volver a enfrentarse.
Lo decía Albert Einstein, “hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”.
Ejemplos de tenacidad y perseverancia como Rafa Nadal o Gemma Mengual. O de mejora continua como Michael Jordan, quien conoce perfectamente su número de errores y tipologia. Todos referentes en sus disciplinas.
Yo practicaba el baloncesto. Recuerdo entrenamientos en invierno, con bajas temperaturas. El dolor del frio en los dedos de las manos, cuando entrenábamos. Recuerdo las derrotas y lo duro que era volver a entrenar cuando perdías. Recuerdo lo difícil que era mantener la motivación cuando la confianza te flaqueaba… Pero también recuerdo a las compañeras de equipo, su apoyo y su amistad.  Con ellas aprendí a perserverar, a tolerar el fracaso y a compartir el éxito.
El autocontrol es la capacidad de quedarse a preparar un examen, cuando tus compañeros salen de copas.
Es también la habilidad que hace que un emprendedor persiga con pasión materializar su idea, lidiando con las contínuas dificultades.
Es la confianza de un inventor que fracasó 999 veces en su intento de encender una bombilla y a la 1000 lo consiguió, Tomas Alva Edison. Era un emprendedor además de inventor. De él es la frase “toda persona debe decidir una vez en su vida si se lanza a triunfar, arriesgándolo todo, o si se sienta a ver el paso de los triunfadores”.
Es la perserverancia de un empresario que fue a 47 bancos diferentes a solicitar un préstamo para financiar su pelicula. El 48 se lo concedió. ¿Saben qué película era? Star Wars, de George Lucas.  Con un presupuesto de 11 millones de dólares y una de las más taquilleras de la historia del cine, con una recaudación de 775 millones de dólares.
Es la capacidad de soñar de emprendedores a quienes les tacharon de “locura” su fijación por producir un largometrage de animación en 1934. ¿Saben que película era? Blancanieves, de Walt Disney, con un presupuesto de 1,5 millones de dólares y una recaudación de 8.
Walt Disney, soñador y emprendedor dice que él ya no duerme para descansar… Ahora simplemente duerme para soñar”.

Así que mis deseos para ustedes son grandes dosis de Visión, Pasión y Perseverancia, que les ayuden a alcanzar sus sueños.

LIDERAR CON AUTENTICIDAD

La palabra “autenticidad” proviene del verbo griego “authenteo”, tener autoridad, gobernar a alguien y del sustantivo “authentés” el que obra por sí mismo, es autor o ejecutor.

El Líder Auténtico, es aquel que se lidera primero a sí mismo y consigue seguidores comprometidos no por su oratoria transformacional, sino por su trayectoria, su coherencia, su consistencia y su capacidad para alcanzar objetivos.

Está orientado a resultados. Gusta del éxito, y sabe cómo alcanzarlo. Se conoce bien a sí mismo, sus fortalezas y sus debilidades y sabe rodearse de personas que le complementan. Construye equipos altamente efectivos.

Desarrolla un gran conocimiento social, se preocupa por su gente, sabe cómo son y como sienten, conoce sus talentos y consigue estimularlos con los objetivos de la organización.

Transmite ilusión, entusiasmo y pasión por sus ideas que comparte con su entorno. Está dispuesto a escuchar, es flexible y se adapta a los cambios, siempre para mejorar.

Tiene una excelente capacidad para resolver problemas y tomar decisiones. Analiza multitud de datos y sabe encontrar asociaciones entre éstos para alcanzar mejores soluciones.

Jack Welch, CEO de General Electrics desde 1981 hasta 2001, es uno de los mayores referentes mundiales del Liderazgo Auténtico. Durante su mandato, consiguió multiplicar por 30 el valor de la compañía con sus “Good Leadership Practices”.

En la Universidad de Harvard, demostraron la eficiencia del modelo con una muestra de 75 empresas de los EEUU, entre ellas, Microsoft con Bill Gates al frente. Elaboraron el ALQ (Authentic Leadership Questionnaire), una encuesta que constituye un instrumento de medición del Liderazgo Auténtico, validado científicamente.

Para que un cuestionario sea validado científicamente, 80 científicos deben avalarlo y corroborar que efectivamente, sus preguntas miden la característica que dicen medir.
En Lleida, desde el programa de Liderazgo de INGENIO y la UdL, utilizamos el ALQ para nuestro estudio. Hoy podemos decir, también aquí, que el Liderazgo Auténtico va asociado a la obtención de beneficios.

Con una muestra de 62 empresas entre el año 2013 y 2014, se constata que sólo aquellas que tienen resultados sostenibles, desarrollan un liderazgo auténtico superior al 70%.
El Liderazgo Auténtico es una media de 4 liderazgos: el personal, el interpersonal, el cognitivo y el ético. Cada uno de ellos, se desarrolla por medio de unas competencias determinadas que se pueden aprender y potenciar.

Es un orgullo para todo el equipo de investigación, comprobar el nivel de Liderazgo Auténtico de las empresas de Lleida. En el contexto actual, más que nunca, es necesario el desarrollo de buenas prácticas empresariales que generen un clima de confianza en los negocios, de manera que todo el ecosistema contribuya a su consolidación y crecimiento.
Esto, algunas empresas de Lleida, lo tienen claro. Han alcanzado niveles de Liderazgo superiores al 70% y en algún caso superiores al 90%.

En INGENIO Leadership School, nos dedicamos a la pedagogía del Liderazgo. Queremos formar a líderes que con su estilo contribuyan a la mejora de la sociedad.

Por ello, es imprescindible visibilizar a estos líderes ejemplares. En 2013, Andreu Pi, presidente de ICG, alcanzó un valor superior al 90% de Liderazgo Auténtico. Obtuvo el primer premio al Liderazgo. Otros líderes como Carles Caus (Gotta), Javier Calvete (Nayox), Marc Cerón (Ilerda Serveis), Oscar Ortega (BTàctic), Santiago Solanas (Sage) o Xavier Tarrús (Indra), también fueron premiados. 

Este año, Jaime Iglesias, líder de IFR, ha obtenido unos resultados superiores al 90%. Para él, lo más importante es la coherencia con los valores propios y organizativos, y así lo demuestra. Francesc González de Supsa, Josep Esteve de Rodi, Josep Dalfó de Dekra, Javier Batalla de Cafés Batalla y Xavier García de SIM, han obtenido también excelentes resultados, superiores al 70%. Todos son coherentes con sus valores y tienen unas pautas claras que les guían y les inspiran.

Podemos aprender tanto de ellos…

Porque como dice José Antonio Marina, filósofo y escritor, “aprender es el mecanismo del cerebro para adaptarse al entorno y en un entorno tan dinámico como el actual, aprender se convierte en una necesidad de supervivencia”.