¿Qué versión eres de ti mismo?

Las personas somos cambio. Lo llevamos en nuestro ADN. Desde la aparición del primer Neandertal hace 40 millones de años hasta hoy, el seimagen Version de ti mismor humano ha cambiado mucho. Cambiamos por nuestro instinto más básico, el que predomina en nosotros: el de supervivencia.
Este instinto es el que nos da una capacidad inconsciente de adaptación, que puede llegar a producir cambios incluso en el aspecto físico,
como se ha demostrado en la teoría de la
evolución de Darwin.

Esta capacidad es innata. Podemos adaptarnos a los cambios sin siquiera tener consciencia de ello.

Recuerdo en este sentido, mi experiencia directiva en una multinacional italo-germana, con filial en España, ubicada en Barcelona, en los años 90. Aquella época, en las multinacionales, nos modelábamos en los ejecutivos de NYC. El ritmo era frenético. La competitividad entre nosotros también. Aquello era similar a una selva. De hecho, se pusieron de moda las competiciones de equipos directivos en la Amazonia Brasileña con riesgo incluso vital. Los que estuvimos allí nos adaptamos. Cambiamos. Sobrevivimos.

Entonces, si las personas somos cambio, si tenemos esta capacidad innata de adaptación, ¿por qué nos aferramos a la seguridad? ¿Por qué nos da miedo el cambio?

Es más, ¿Por qué cuestionamos a las personas que se atreven a cambiar?

Por educación, por cultura, por anclaje social. Para poder vivir en sociedad se requieren normas escritas que garanticen la convivencia, pero también existen normas de mayor peso, que no están escritas.

Estas normas definen modelos para nuestro estilo de vida. A quienes no los cumplen, les consideramos aventurados, temerarios e irreflexivos. No nos planteamos que su irreverencia sea fruto de una reflexión y una decisión asertiva, coherente con su identidad, con su esencia.

Muchos pensamos que las personas no cambian. Cierto. Aquellas que no son conscientes de la necesidad de mejorar, aprender y avanzar, nunca lo hacen. ¿Conocen a alguien que siempre ha sido exactamente igual? ¡Seguro que sí!

Y por otro lado, ¿conocen a alguien que en su infancia fuera irrelevante y hoy en día tenga éxito? ¿Qué le habrá pasado? Probablemente se ha planteó objetivos diferentes y cambió. Ha sido capaz de reversionarse, de actualizarse.

Hoy, si se encuentran en un momento de cambio, piensen que lo más difícil ya lo han hecho: tomar la decisión. Ahora serán necesarios diferentes análisis, valoraciones, alternativas, nuevos enfoques, etc. Entraran en una zona desconocida que les generará inseguridad. Es lógico. Es un camino que todavía no han recorrido. No lo conocen y sólo por ello, tienen miedo. El miedo es una emoción que te impide avanzar, te paraliza.

Necesitaran apoyos, asesoramiento, información y formación. El conocimiento nos da seguridad y nos permite entender mejor las cosas. Nos aporta objetividad y una visión más completa de la realidad.

Plantéense diferentes escenarios y analicen su posición competitiva para cada uno. Así podrán compararse y elegir aquellos en los que obtenga una mejor puntuación. Valoren su formación, sus competencias, su experiencia, su conocimiento del sector, contactos clave, etc. Todo aquello que les haya erigido como los profesionales que son hoy en día. A partir de aquí, elijan sólo uno o dos escenarios y enfóquense en ellos. Así aprovecharan todo su potencial y no desperdiciaran capacidad. ¡Podrán ver las oportunidades! Ya serán una nueva versión de si mismos. Pues a partir de ahora, el cambio ya vuelve a formar parte de su ADN.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s